miércoles, 1 de abril de 2015

Tres ideas que hicieron un gran #PitchSpecialist.

Saber vender ideas sin morir en la presentación

Muy ocasionalmente una idea puede “venderse por sí sola”, en un 99% de los casos debemos encontrar la forma de persuadir a los clientes de que las ideas,¡son grandes ideas! 


Muchos creativos invertimos más tiempo en crear un 

proyecto y pocos en presentarlo.

Admitámoslo pocos creativos le brindamos gran importancia a la presentación 

de nuestras ideas, sin saber que de un buen pitch dependerá que la idea nazca 

o se quede en papel.

Hoy queremos romper con la falsa creencia donde el tamaño de las agencias 

determina el tamaño de sus cuentas. Te vamos a platicar tres casos

representativos que reflejan que no todo es cuestión de tamaño. Todo es 

cuestión de tener un #PitchSpecialist.


Primera historia
de #Pitch

Pasemos entonces con David Kennedy y Dan Wieden quienes laboraban en 

McCann-Erickson y decidieron fundar su propia agencia Wieden + Kennedy; 

llevándose consigo una de las cuentas más importantes de la agencia, Nike.

Knight dueño de la marca de ropa deportiva se acercó a Dan y a David y dijo al 

empezar a trabajar con ellos: "I hate advertising", la respuesta de la agencia fue 

que ellos también odiaban “la publicidad que parece publicidad”.

Tanto Dan como David eran improvisados en el manejo de una agencia pero 

con el #Pitch que realizaron, en palabras del propio Kennedy, logró construir 

una de las agencias más importantes desde entonces: "Cuando uno no tiene ni 

idea, trata desesperadamente de encontrar respuestas. Sin embargo, cuando 

crees que sabes algo dejas de aprender. Cuando confías sistemáticamente en tu 

sabiduría no eres idiota, es que estás muerto".

Vamos esta campaña de Nike “Just do it”.

video


Segunda historia 
de #Pitch

Otra historia que ha sorprendido al mundo de la publicidad es la de David 

Ogilvy, quien cabe mencionar era un vendedor de estufas antes de convertirse 

en el referente del mundo de la publicidad.

Ogilvy envió una nota autobiográfica a un socio de su hermano, quien 

trabajaba para la agencia de publicidad Mather & Crowther, ésta decía: "¿Hay 

alguna agencia que contrate a este hombre? Tiene 38 años de edad y carece 

de empleo. No terminó sus estudios universitarios. Ha sido cocinero, vendedor, 

diplomático y granjero. No sabe nada de publicidad y no ha escrito nunca un 

anuncio. Afirma estar interesado en la publicidad como carrera y está dispuesto 

a trabajar por 5 mil dólares al año”.

Ogilvy se fusionó con la agencia Mather & Crowther y formó una empresa de 

alcance internacional. Él mismo solía decir que había tantos clientes que era 

"como pescar en el interior de un barril”, obviamente era David Ogilvy, el mejor 

#PitchSpecialist de la historia.

Tercera historia
de #Pitch

En México tenemos nuestro propio caso, en 2011 cuando se comenzó a realizar 

la publicidad del Palacio de Hierro, “Soy Totalmente Palacio”, la ganadora fue

Ana María Olabuenaga, cuya campaña cambió la imagen de la cadena de 

tiendas y fue en la campaña que despuntó su carrera, siendo la cabeza detrás 

de la estrategia que revolucionó el concepto de la mujer y las compras en el 

negocio de la publicidad.

Ana María Olabuenaga no sólo se ganó el sobre-nombre de “la emperatriz del 

impacto efímero”, tituló que le dio el escritor Carlos Monsiváis, sino, la creativa 

y empresaria, salvó a su agencia de perder un millón 200 mil dólares. Ese 

mismo año llegó a tener 14 clientes. Antes de Ana María, la agencia era una 

empresa pequeña. No era una internacional mounstrosa, pero sí tenia ideas 

descomunales.

Veamos esto:
video




George Lois dijo: “The only thing that gets better when it gets bigger is a 

pennis”. En el libro Damn Good Advice Lois dice que cuando una agencia de 

publicidad es más grande, más fácilmente pierde el control creativo, la pasión y 

la creencia de que son productores de algo grande, por lo tanto: grande es 

peor, pequeño es mejor.

En la sala de juntas del #Pitch no valen los millones de facturación de la 

agencia, sus decenas de oficinas en el mundo, su espacio corporativo, ni los 

cientos de empleados que pueda llegar a tener. En la sala de juntas sólo valen 

las ideas. Y esas geniales ideas y su forma de presentarlas en escasos 10 

minutos pueden eclipsar a la estrella supernova más grande del universo.

En Administrarte Learning impartiremos el Diplomado Pitch Specialist donde

podrás aprender a elaborar un buen #Pitch, para más información regístrate aquí